jueves, 15 de noviembre de 2012

El primer santuario dedicado al Cristo de Esquipulas en Santiago de Esquipulas, Guatemala

CLIQUEA EN LA IMAGEN PARA UNA MEJOR DEFINICIÓN DEL MAPA
El Santuario del Cristo de Esquipulas en Santiago de Esquipulas, Guatemala, fue el primer centro de culto donde los fieles católicos adoraron la imagen del Cristo crucificado como Señor de Esquipulas, también llamado Cristo Negro.

La historia del Cristo de Esquipulas se remonta a los primeros tiempos de la llegada de los españoles al Nuevo Mundo. Al sureste de la actual Guatemala, en la región donde ahora se ubica el Santuario del Cristo de Esquipulas, vivía una tribu indígena maya. Según algunos historiadores el nombre del jefe maya era Esquipulas y puesto que no opuso resistencia a la presencia de los españoles en su territorio éstos fundaron una población que llamaron Santiago de Esquipulas para honrar al caudillo indígena. Este enclave, con el tiempo, llegó a ser importante por el comercio y el culto religioso.

Sin embargo, hay otras explicaciones sobre la etimología y el significado del nombre Esquipulas (ver “Etimologías y significados de la palabra Esquipulas”).

– El primera hermita

La imagen del Cristo crucificado llegó a Santiago de Esquipulas el 9 de marzo de 1595. Fue colocada en una hermita pero a finales del siglo XVI las peregrinaciones eran tan numerosas que la hermita se quedó pequeña para recibir a tantos fieles, por eso, en el siglo XVII, cuando se construyó la iglesia parroquial, la imagen fue trasladada a la nueva parroquia.

– El Santuario de Esquipulas

En 1740, Monseñor Fray Pedro Pardo de Figueroa confió la construcción de un templo más grande a Felipe José de Porres, hijo de Diego de Porres y nieto de José de Porres, arquitectos antigüeños. Así es como mostraba su gratitud por la sanación que había experimentado cuando llegó muy enfermo al pueblo de Esquipulas. El prelado oró pidiendo su curación ante la imagen y esta gracia le fue concedida casi al instante. Todo esto ocurría en el primer santuario del Señor de Esquipulas, hoy la parroquia de Santiago.

Fray Pedro Pardo de Figueroa falleció el 2 de febrero de 1751 durante una visita al nuevo santuario en construcción. El nuevo arzobispo de Guatemala, Monseñor Francisco de Figueredo y Victoria, continuó la construcción del santuario. La dedicación se realizó el 4 de enero de 1759 por Monseñor Diego Rodríguez de Rivas y Velasco, Obispo de Comayagua, y Monseñor Fray de José Montezuma, Obispo de Ciudad Real, Chiapas. El arzobispo Figueredo no pudo realizarla por problemas de salud.

La imagen del Cristo de Esquipulas fue trasladada al nuevo templo el sábado 6 de enero de 1759. La fiesta culminó el 18 de enero con el traslado de los restos de Fray Pedro Pardo de Figueroa desde la iglesia parroquial al el nuevo templo.

– Finalmente, basílica

En 1956 el Papa Pío XII erigió la Prelatura del Santo Cristo de Esquipulas, constituida por el Municipio de Esquipulas y con el Santuario de Esquipulas como sede Catedralicia.

Monseñor Mariano Rossell y Arellano, Arzobispo de Guatemala, fue el primer prelado de Esquipulas. Él mismo buscó una orden religiosa que atendiese el Santuario. Los monjes benedictinos de la abadía de San José, Luisiana, Estados Unidos, respondieron a su llamada y la orden envió tres monjes en 1959 a Santiago de Esquipulas para fundar el Monasterio Benedictino de Esquipulas. Esta orden sigue atendiendo la Basílica actualmente.

En 1961 Monseñor Rossell pidió al papa Juan XXIII que el Santuario de Esquipulas recibiera el título de Basílica Menor. Juan XXIII, por motivos religiosos, culturales e históricos elevó el Santuario de Esquipulas al rango de Basílica Menor.

La Basílica de Esquipulas fue visita por el papa Juan Pablo II el 6 de febrero de 1996. Era la segunda vez que Juan Pablo II visitaba Guatemala, esta vez para celebrar los 400 años de veneración de la imagen del Santo Cristo de Esquipulas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada