sábado, 14 de mayo de 2016

Desata la tormenta al colocar en su parroquia un cartel indicando con qué prendas no se puede entrar por provocar los «instintos básicos del hombre»


Un cura argentino desata la tormenta al colocar en su parroquia un cartel indicando con qué prendas no se puede entrar por provocar los «instintos básicos del hombre».

El sacerdote Carlos Scarlata ha desatado un verdadero terremoto entre las vecinas (y los vecinos) de la localidad bonaerense de Zárate, al prohibir a las parroquianas que acudan a la iglesia en «calzas» (leggins), «shorts», camisetas sin mangas o, entre otras prendas que considera peligrosas, en vestidos cortos. Según el cura, -que ha tenido que rectificar por orden del Obispo- ese tipo de indumentaria es una provocación para los instintos básicos de los hombres.

Sin distinción de edad ni estado civil, el sacerdote colgó en el interior de la iglesia un cartel donde daba instrucciones precisas a niñas, adolescentes, jóvenes y mujeres hechas y derechas, de la «Vestimenta no permitida dentro del templo» (sic) y de la «Vestimenta cristiana femenina» (sic) que recomendaba. El afiche, acompañado de fotografías como ejemplo, lo reprodujo el periódico local, «Zárate Alerta», junto a unas explicaciones del cura al que le atribuye haber dicho que «debajo de la sotana hay un hombre», como argumento de defensa de sus medidas de las que ha tenido que dar marcha atrás.

En el apartado de lo prohibido del cartel, bajo las letras de molde en rojo, el padre Scarlata incluyó imágenes, de cintura hasta medio muslo, de una mujer con un vestido ajustado negro, otra del mismo sector del cuerpo, con pantalones cortitos vaqueros y bajo ambas figuras, una foto, de la cadera a los pies, de una muchacha con pantalones ajustados y la de otra con una falda con un «tajo» (sic) como especifica el cartel. Todas esas prendas quedaron declaradas prohibidas junto con «escotes strapless», «musculosas, puperas» y «ojotas» de las que incluyó también fotografías. Dicho en cristiano, se trataba de camisetas sin mangas, camisetas modelo top y chancletas.

En el apartado de «Vestimenta cristiana femenina», en letras azules, el sacerdote de la parroquia de San Isidro Labrador, aceptaba «ropa suelta, sin escotes, con mangas y falda debajo de la rodilla» que ilustraba con modelos de mujeres más recatadas.

La explicación del cura, frente a las cámaras del canal de televisión TN dejó a la audiencia asombrada: «¿Vos no sos hombres? ¿No sentís nada? Los hombres que están atrás de una calza… empiezan a mirar para todos lados, para el techo… Porque insinúa, porque está excitando». A insistirle el periodista, el hombre dio más explicaciones: «Estoy diciendo que una persona tiene que estar bien vestida. En la calle, en todos lados», añadió el párroco que, por las réplicas del reportero, percibió un trasfondo de crítica en sus preguntas. «Me estás haciendo pelota», (machacando) le espetó.

El escándalo llegó a oídos de del obispo de Zarate-Campaña, al que está adscrita la parroquia de San Isidro Labrador, que optó por atajarlo de un plumazo y subió un video a Youtube después de hablar con el cura. «Me opongo totalmente a que se pongan indicaciones taxativas en las entradas de los templos», advierte. En el vídeo también asegura que el sacerdote, «reconoció el error» que calificó de «totalmente desubicado». Aunque, añadió, se produjo «tal vez, sin mala intención». Y le pidió a Scarlata que «pidiera perdón».

En el video, que dejó satisfechos a los feligreses, el Obispo aclara, para que no haya dudas: «La iglesia tiene las puertas abiertas para todos sin discriminar a nadie. Lo que mira Jesús es el corazón» y «el resto no interesa. El señor nunca se va a fijar en la vestimenta, en los adornos». Amén.

Fuente: abc.com

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada